martes, 11 de diciembre de 2012

La Copa del pueblo de Aranjuez. Real Hipódromo Nacional de Legamarejo



"Desde 1917 hasta la llegada de la Guerra Civil, Sevilla, Barcelona, Madrid, Granada, San Sebastián, Santander y Aranjuez, siete grandes circuitos a lo largo de la geografía española en condiciones inmejorables para la práctica de las carreras de caballos, llegaron a celebrar 322 carreras de liso y 46 de obstáculos ... "

Hoy os presentamos en este blog un documento excepcional, se trata de la documentación histórica de la "Copa del pueblo de Aranjuez" que es el único trofeo para el ganador de una carrera de caballos donado en España por suscripción popular.

"Para mayor realce del deporte hípico castellano, el soberano español ya había ordenado construir un hipódromo en Aranjuez, en terrenos de su Real Patrimonio. Allí, a lo largo del tiempo, se celebrarían los apasionantes Derbys, ganados por tantos buenos caballos. Al correr de los años de Ruban, Colindres, Orfeo, Duende, Pocholo... desfilarían victoriosos por estos campos regios."

Al mismo tiempo de hablar de la evolución de las carreras de caballos en la villa de Aranjuez, se narra una parte importante de la historia de las carreras de caballos de España. Como influyó la evolución política en el desarrollo de este noble deporte y la posición que ocupaban esos grandes mentores de nuestra historia que dan nombre a algunos de los grandes premios que se celebran en la actualidad.

"Tras perder a uno de los más firmes puntales del meeting español, días después, hubo una gran junta general en la que el Comité presidido por el Conde de Torre Arias, presentó la dimisión colectiva con carácter irrevocable. En aquel indeciso momento, el Conde de Velayos consideró deber guardar lealtad al presidente honorario de la Sociedad (el Duque de Toledo) y aceptó la presidencia con la idea de que aquella situación seria pasajera y Alfonso XIII no tardaría en volver.

Otra de las afamadas cuadras ribereñas que tantas Copas del Vecindario de este pueblo ganase en aquellas legendarias pistas del Legamarejo, la del Conde de la Cimera, también entró en decadencia; desde la instauración de la República había cambiado el nombre de su yeguada por el nombre de Juenga.
Con la segunda República las carreras de caballos en el territorio español siguieron su trayectoria, aunque sin la fuerza que antaño habían tenido debido a la ausencia de su principal propulsor: el Rey Alfonso XIII."

Son 14 páginas llenas de detalles históricos; este documento no debería faltar entre los seleccionados por un amante de la historia de las carreras de caballos de España.





(origen del documento : http://www.aranjuez.es/index.php/component/content/article/82-presidencia/protocolo/121-articulos - autor : José Luis Lindo Martínez)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada