miércoles, 19 de septiembre de 2012

Devon Loch el caballo que perdió el Grand National de 1.956

Cualquier aficionado al mundo del turf sabe por experiencia que en este deporte existen infinidad de factores impredecibles que influyen en el resultado de una carrera. Un jockey desestribado, caballos que se cruzan o que llegan a tocarse, una fusta perdida, una silla desplazada ...





Seguro que muchas de estas cosas y alguna mas les habrán sucedido a la mayoría de los jockeys pero es muy improbable, por no decir imposible, que les haya pasado lo que le ocurrió a Dick Francis (a la izquierda), jockey y, a su retiro, escritor de novelas sobre crímenes.





Sucedió en 1.956, Dick había sido seleccionado para montar en el Grand National de Aintree al caballo, propiedad de la Reina madre, Devon Loch. Dick aparece en la siguiente fotografía de telegraph.com.uk. Está en el paddock con la propietaria del caballo, la Reina Isabel II y la pricesa Margarita :





Su probabilidad era muy alta, Devon Loch había demostrado ser capaz de ganar la carrera aunque, tratándose del Grand National, cualquier cosa era posible.




La carrera se desarrolló como en tantas otras ediciones, los caballos saltaban esos tremendos obstáculos y muchos caían pero Devon Loch respondía perfectamente.

En los últimos obstáculos solo tres caballos tenían posibilidades de victoria : nuestro Devon Loch con Dick Francis, ESB montado por Dave Dick y Geltle Moya con George Milburn como jockey.

A la derecha Devon Loch (foto Press Association)



Después del último obstáculo Devon Loch se destacó y avanzó en los últimos metros como claro dominador de la carrera y resultaba evidente que no podía ser otro el ganador. Los aficionados gritaban su nombre animándole y pensando en bajar a cobrar sus apuestas, cuando ocurrió lo que nadie había previsto, algo completamente inusual.

A falta de 40 yardas (algo más de 36,5 mts.) para el poste de llegada, Devon Loch saltó de forma inesperada y acabó cayendo en la pista sobre su tripa. Los aficionados no lo podían creer :





Su jockey, Dick Francis, casi salió entre las orejas del caballo; luego éste se levantó torpemente mientras sus perseguidores le pasaban uno a uno. Parecía que el caballo cojeaba y su jockey le desmontó y regresó a las tribunas claramente aturdido.

Pero creemos que el vídeo que os ofrecemos a continuación, describirá mucho mejor lo que sucedió ese día :







Cuando preguntaron a la Reina madre sobre lo sucedido con su caballo, ella se limitó a decir esa famosa frase de : "Oh that's racing !" (oh así son las carreras).

 Pero ¿que le pudo pasar a Devon Loch?; algunos dijeron que algo le había asustado, que, quizá, una sombra le hizo creer que allí había un nuevo obstáculo y muchas otras teorías a cual mas pintoresca. Pero quizá la clave la tuviera el jockey del segundo clasificado ese día, George Milburn, que fue entrevistado años después :

" La siguiente temporada de carreras monté en el Mildmay Memorial Chase en Sandown y Devon Loch también participó en esa carrera terminando cuarto, yo llegué a la meta en séptimo u octavo lugar, pero muy cerca de él. Después de que Devon Loch pasara la línea de meta hizo exactamente lo mismo que en el Grand National. Mi teoría es que tenía algún problema de tipo muscular que se manifestaba cuando estaba cansado ".


Curiosa esta historia sobre el Grand National que aún sigue sin explicación ya que solo Devon Loch supo lo que le ocurrió pero, lamentablemente, no se lo dijo a nadie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada